664068824 - Calle Principe de Vergara 291 Esc. Dcha. 2A 28016 Madrid

Historia

En 1895 Daniel David Palmer (D.D Palmer) descubrió la quiropráctica en EEUU. En su libro “The Chiropractor”, describe, así como surgió el descubrimiento y comenzó el desarrollo de la quiropráctica como ciencia, filosofía y como arte: “Fui un sanador mediante magnetismo antes de ser el descubridor de los principios que comprenden el método quiropráctico. Durante este periodo, se resolvió la mayor parte de lo que se necesitaba para completar la ciencia. En mi búsqueda de la causa de la enfermedad, siempre me rondó en la cabeza una pregunta. Deseé saber porqué una persona estaba enferma cuando otra, que vivía, comía y trabajaba junto a ella no lo estaba. ¿Por qué? (…) esta pregunta ha inquietado a miles de persona durante siglos y obtuvo respuesta en 1895.

Un conserje llamado Harvey Lillard, del edificio Ryan, donde yo tenía mi oficina, se quedó tan sordo durante 17 años que no podía oír el estruendo de un carro en la calle. Le pregunté sobre la causa de su sordera y me contó que al estar en una mala postura encorvada sitió algo moverse en su espalda e inmediatamente quedó sordo. Un examen reveló una vértebra fuera de su posición normal. Deduje que si esa vértebra fuera colocada en su sitio, su audición volvería a funcionar. Con este objetivo en mente, conversé durante media hora y convencí al Sr. Lillard para colocarla. La coloqué en su posición usando la apófisis espinosa como palanca y pronto el hombre podía oír como antes. Esto no fue algo “accidental”, fue conseguido con un objetivo en mente, y se obtuvo el resultado esperado. No hubo nada “bruto” en ese ajuste; fue algo muy específico. Los principios sobre los que se basa la quiropráctica yacen en aquel primer ajuste vertebral que realicé”.

Tras esto D.D Palmer entendió la conexión de la columna vertebral y el sistema nervioso y pasó su vida desarrollando la ciencia, arte y filosofía de la Quiropráctica. Fundó en 1897 Parker University Chiropractic.

A partir de aquí en la década de 1900 se desarrolló como una profesión independiente en EEUU. Durante años los quiroprácticos se mantuvieron concentrados en Norteamérica y aislados de la medicina convencional. Tras muchos años de trabajo consiguieron establecer unas bases para mejorar la aceptación de la profesión.

En 1996, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente a la Federación Mundial de Quiropráctica (WFC) por su beneficio y finalidad a nivel sanitario.

Después de más de 100 años desde su nacimiento la quiropráctica está hoy presente en 104 países de los 194 que hay en total. Es enseñada en 18 universidades de todo el mundo (Australia, Brasil, Canadá, Chile, Dinamarca, Francia, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos).

La OMS ha publicado directrices recomendando criterios de formación mínimos para la regulación de los servicios de quiropráctica en los sistemas sanitarios nacionales.

En alrededor de 80 países la quiropráctica está regulada y en al menos 40 de estos existe legislación. Poco a poco la quiropráctica va ganando adeptos gracias a los resultados y a los testimonios de los pacientes.